Pistola JO. LO. AR

Nuestro compañero Antonio Robles Vera, nos brinda este artículo de una pistola hecha para tiradores que habían perdido una mano y que al parecer utilizó nuestro fundador Milla Astray.

Anímo a los aficionados a las letras a enriquecer esta Web con vuestros escritos.

La pistola JO.LO.AR (José López Arnaiz, armero  y empresario vasco) diseñada por la compañía Eibarresa Hijos de Calixto Arrizabalaga. En su fabricación, Arnaiz aportó su peculiar sistema de palanca, mientras que la empresa vasca incorporó esta palanca a sus diseños inspirados en la Browning de 7.65mm.
José López Arnaiz, un avispado empresario vasco de principios del siglo XX, patentó el 12 de septiembre de 1919 un moderno invento. Arnaiz ideó un innovador sistema de palanca que podía ser incorporado a una pistola. En este sentido, el mérito del comerciante vasco no reside en ser el inventor de una nueva arma, ni de un nuevo cartucho, sino más bien en haber patentado la primera pistola utilizable con una sola mano. Es decir, un arma idónea para los mancos.
En 1924, cinco años después de haber patentado este sistema de palanca, Arnaiz se desplazó hasta la localidad de Eibar en busca de una firma armera que le ayudara a comercializar su nuevo invento. Por aquel entonces, Eibar se había convertido en el centro neurálgico de toda la producción española de armas de fuego. Después de entrevistarse con varios fabricantes, finalmente la compañía Hijos de Calixto Arrizabalaga accedió a comercializar el invento de Arnaiz. Sin embargo, en lugar de diseñar una nueva pistola cuyo funcionamiento girara en torno al sistema de palanca, la empresa eibarresa decidió añadir la palanca ideada por Arnaiz a sus modelos de pistolas ya existentes.
La popularidad mundial que alcanzó esta arma se debe al regalo con que le obsequió la fábrica al Ducce, Benito Mussolini, durante la histórica visita que le hizo Franco el 12 de febrero de 1941 a Bordighera (Italia). Dicho regalo consistió en una exquisita JO.LO.AR . del calibre 9 mm. largo especialmente construida en versión de lujo, con damasquinado en oro al mejor estilo toledano y con la leyenda "A Benito Mussolini, amaggio di la fábrica JO.LO.AR .
Entre los usuarios de dicha arma figura el fundador de la legión D. José Millán-Astray y Terreros, que durante la Guerra de Marruecos sufrió cuatro graves heridas.
La primera se produjo el 17 de septiembre de 1921, en el barranco de Amadí, siendo herido en el pecho cuando estaba dando órdenes para la toma de Nador.La segunda el 10 de enero de 1922 después del combate de Draa-el Asef, cuando se estableció el bloqueo “Gómez Arteche”. Al ser relevado por el Teniente Coronel González Tablas, fue herido en una pierna mientras se retiraba.
La tercera fue el 26 de octubre de 1924, cuando, ascendido a Coronel y camino del Fondak de Ain Yedida para tomar el mando de la columna R´gaiga, encontró la carretera cortada por el fuego enemigo. Cuando se aproximó a primera línea para arengar a los soldados del Batallón de Burgos, recibió un disparo que le destrozó el brazo izquierdo. Dicho brazo le fue amputado al habérsele diagnosticado gangrena.
    La cuarta herida la sufrió el 4 de marzo de 1926, cuando se encontraba al mando de una columna, entabló combate con el enemigo y consiguió tomar Loma Redonda, dando orden de fortificarla. Mientras examinaba los primeros puestos, recibió un disparo en el rostro que le destrozó el ojo derecho y le produjo desgarros en el maxilar y en la mejilla izquierda. A causa de esta herida perdió dicho ojo y sufriría de vértigo cada vez que girase la cabeza durante el resto de su vida.
Se cree que el inventor de la JO.LO.AR se inspiró en Millán-Astray para ingeniar este sistema para mancos, puesto que con una sola mano se podía cargar el arma.
Dicha pistola del General está depositada en el museo militar de Toledo (antes museo militar de Madrid)

Si desea hacer algún comentario a este artículo envielo aquí: correo electrónico