Mi visión
Antonio Tomas Rebollo Rabasco (15 de abril de 2017)  
 

Contemplar y admirar, el pasado Jueves Santo a través del canal 13 Tv, el conjunto devocional desde la ciudad andaluza deMálaga, que se viste de nazareno-penitente para disfrutar de un acontecimiento religioso de renombre internacional, por recorridos de escenarios perfectos, calles con farolas adornadas con gusto sencillo y austero de flores significativas de colorido correspondiendo al dolor en esta Semana de Pasión y nuestra Bandera, nuestra enseña, silenciosa, emblema de nuestra identidad española, ondeando al viento, majestuosa, fiel testigo de un pueblo que llora y ríe, sigue ondeando porque confía en las gentes de bien, plano precioso en la calle Marqués de Larios; Alameda, Plaza Fray Alonso, Bº de la Esperanza, Iglesia de San J., etc., sonidos de clarines y lamentos con notas de amor y esperanza, se entremezclan con el colorido  del azul del mar y el cielo malagueño, itinerarios desplegados de sobriedad que ayudan  a percibir y permiten mucho mejor disfrutar al espectador de estos perfectos cortejos nazarenos, con sus mayordomos, capataces, mujeres de negro dolor con mantilla, la tribuna de los pobres, sus tronos portados por los “hombres de trono”, algunos de ellos  necesitan de más de 250 hombres, las saetas, canto religioso desde cualquier, calle o plaza, y en el momento imprevisto con un estilo del cante jondo, lleno de lirismo  y el fervor religioso que no cesa.

Resaltar el don prodigioso de los imagineros de todos los tiempos, cuya inspiración innata, tallaron con el corazón, cada uno con su estilo propio, y plasmaron la magnificencia en los rostros de cada una de las imágenes en su dolor pero con la esperanza del perdón y la salvación.

Silencio en las gradas, silencio en las calles, unidos todos en el amor a Jesús, el Nazareno y su Santa Madre a su paso por las calles de la  ciudad de Málaga. Solamente se oye y escucha con un silencio sepulcral, las notas musicales de las distintas bandas que interpretan con requerida y verdadera solemnidad las obras seleccionadas en este Jueves Santo de 2017.

  Los pasos:

La Santa Cena, vinculada al gremio de ferroviarios. Portada por 105 hombres y que exige una mirada especial, con sus trescientos nazarenos y un exorno de rosas rojas y rosas de pitiminí moradas junto con la música y la forma de andar del trono y la calle abarrotada se convierten en un solo cortejo devocionario.
Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, su Nazareno, caracterizado por su dulzura, cruz a cuestas, contrasta con “El Chiquito perchelero”, y su aparente pequeñez, del barrio de El Perchel, remodelado, donde se ubica Mena, que tanta devoción despierta a su paso mientras intenta sobreponerse de una caída camino de su fatal destino. Su devoción es incalculable.

Más tarde, la popular Zamarrilla puso en relieve, un año más, esa combinación mística del Cristo de los Milagros en forma de leyenda que gustan tanto recordar, como es el caso de la rosa cuyo tiñe rojo que porta sobre su pecho la Virgen de la Amargura, forma parte del imaginario colectivo regalada por el bandolero que da nombre a la Congregación.

 

Desde el desembarco de la Legión española en el puerto de Málaga en la  mañana del Jueves Santo hasta, el toque de corneta y tambor, es seguido con interés por miles de personas que desfilan, a ciento sesenta pasos por minuto cantan y tararean el himno del Cuerpo de la Legión por las calles al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. 'El novio de la muerte': “Nadie en el Tercio sabia quien era aquel Legionario…”constituye un auténtico himno de la Semana Santa malagueña.

Precisamente, el himno no ha estado exento de polémica tras la visita el Lunes Santo de un grupo de Caballeros Legionarios a niños ingresados en el Hospital Materno Infantildel área de Oncología Pediátrica y que contó con la aprobación de los padres de los 14 menores ingresados.

Con El Cristo de la Buena Muerte y Ánimas o Cristo de Mena, con una plaza abarrotada, se inicio el tránsito, portado bajo custodia de los Caballeros Legionarios del Tercio de la Legión, con los tambores roncos y banda de guerra (cornetas y tambores) y música de la Brigada de la Legión “Tercio Rey Alfonso XIII” con sede en Viator (Almería), junto con la  Hermandad de Mena, con 3018 Hermanos y 763 Nazarenos, con auténtica pasión en todo su recorrido acompañando tanto al Crucificado como a Nuestra Señora de la Soledad, mecida al son de la 'Salve marinera' Camino del Gólgota.
La Virgen de la Esperanza, es la Virgen más antigua. Es  la Archicofradía de la fusión del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y de María Santísima de la Esperanza, goza de gran devoción y popularidad en la capital malagueña. Su manto es de los más largos midiendo entre 8-9 metros. Bajo un manto de romero proporcionado por medio de acólitos, marchó con elegancia ante la atenta mirada de una ciudad que la venera. Ya de madrugada, el cortejo de La Vera Cruz y Sangre puso el broche de oro a una intensa jornada que arrancó al toque de la Legión.

Y los Legionarios se marchan a 160 pasos por minuto, cantando elHimno de la Legión: “Por ir a tu lado a verte, mi más leal compañera, me hice novio de la muerte, la estreché con lazo fuerte y su amor fue mi ¡Bandera!...” (No confundir con ‘El Novio de la muerte’).

Como anécdota. Por primera vez en 160 años, la Hermandad de Jesús 'El Rico' y la Virgen del Amor rompieron su tradición de liberar a un preso durante la estación de penitencia. Este privilegio, otorgado por el rey Carlos III en 1759, no tuvo lugar esta Semana Santa al no conceder el Gobierno el indulto a ninguno de los componentes de la terna presentada por la Cofradía al estimar que no cumplían los requisitos para efectuarlo (condenados por delitos de sangre, pertenencia a banda armada y corrupción de un funcionario, respectivamente) y que no podían estar en la calle debido a la presión social.

Sobre sus hombros, los costaleros portan los distintos tronos entre una  multitud imbuida entre el olor a incienso, la pasión y el fervor. Muchos de los de los nazarenos puestos de rodillas oran y rezan la oración por excelencia: El Padre nuestro.

Este Jueves Santo en la ciudad de Málaga estuvo arropado por multitud de malagueños, gentes venidas de otros lares y representantes institucionales, entre los que se encontraban entre otros, políticos de todos los colores, la ministra de Defensa,María Dolores de Cospedal, y el de Justicia, Rafael CataláAna Botella (sin Aznar),  Lilian Tintori, la mujer de Leopoldo López y el actor malagueño Antonio Banderas.